Remolacha2.jpg

Con los primeros días de frío llegan los guisos y los platos de cuchara que tanto apetecen. Legumbres, verduras de temporada y productos de otoño llenan nuestros pucheros de platos sabrosos y contundentes. Para dar un toque mas novedoso y atractivo a estos guisos, podemos combinar texturas, innovar en la presentación o incluso incorporar nuevos ingredientes. Platos como el repollo con langosta, el marmitako o un típico lacón con grelos pueden servir de base para presentar guisos nuevos pero con el sabor de siempre. El mítico marmitako (guiso de patatas, bonito y pimiento) puedes presentarlo de otra forma haciendo con las patatas una crema, por otro lado marcas el bonito en sartén y lo sirves acompañándolo de una mermelada de pimientos. Otra opción es que con las setas de temporada previamente salteadas, acompañes un guiso de caza como puede ser un corzo estofado. Otra forma de realizar novedosas presentaciones es separar los elementos del guiso y que cada comensal se sirva lo que desee por separado, caldo, carne, patatas, verduras… Y que decir del tradicional guiso otoñal de repollo y langosta. Puedes hacer raviolis a modo de pasta con las hojas cocidas de repollo y rellenarlas con la carne de la langosta únicamente salteada. Sírvelo con el caldo en el que has cocido el repollo y sorprenderás seguro.

Comment