cacao

Uno de los reyes de la pastelería es el chocolate, un producto que se consigue a través del cacao, azúcar y manteca de cacao.

Tanto el propio cacao como la manteca, provienen de un árbol con el mismo nombre. Dicho árbol produce unos frutos en forma de haba en cuyo interior se encuentran unas semillas que, tras varios procesos (fermentación, secado, trituración), se obtiene una pasta que se divide en: extracto seco, cacao en polvo o “amargo” y una parte grasa, la manteca de cacao.

Podemos dividir el cacao en tres tipos, dependiendo de su origen: criollo, forastero y trinitario. El criollo es el de mayor calidad y aroma, de Sudamérica. El forastero procede de África y al igual que ocurre con el café, es mucho menos aromático y es más “áspero”, pero tiene una mayor producción. Por último el cacao trinitario es la mezcla de ambos, obteniendo un chocolate con personalidad pero sin alcanzar al criollo en aroma, es el mas consumido.

Actualmente se comercializan varios tipos de chocolate que se diferencian por el porcentaje de cacao que lo compone. A mayor porcentaje de cacao, mayor nivel de amargor y por lo tanto un aroma mas intenso. Un porcentaje del 70% de cacao es un nivel perfecto para un chocolate negro, los chocolates con leche normalmente tienen un porcentaje menor del 55%.

Hoy en día el mercado nos ofrece una infinidad de combinaciones: chocolate amargo, con leche, picante, extradulce, salado, con frutas, con caramelo… ¡Seguro que tú ya tienes tu preferido!

Comment