Torrija

Todos conocemos las clásicas torrijas de Semana Santa, aunque en cada casa existen sus propias reglas.

Las torrijas son típicas de esta época, porque debido a su aporte nutritivo sustituyen la energía de la carne que no se consume durante la cuaresma.

La receta clásica consiste en rebanadas de pan mojadas en leche aromatizada con canela y limón, bañadas en huevo para freír y rebozadas en azúcar o miel. Pero de esta receta podemos hacer mil versiones, como por ejemplo torrijas saladas, empapando una rebanada de pan en jugo de tomate, pasada por huevo y frita para luego acabarla con virutas de jamón ibérico y un buen aceite de oliva. Sencillo y rico.

Os proponemos una receta de torrijas “dulces” pero diferentes: Torrija de café y chocolate blanco.

El primer paso es empapar unas rebanadas de pan (preferentemente del día anterior) en café solo con azúcar. Se escurren y se bañan en huevo para freír de forma tradicional. Una vez escurrido el aceite las pasamos por azúcar y bañamos la mitad de cada torrija en chocolate blanco fundido. Dejamos en nevera para que se solidifique el chocolate y terminamos el postre salseando con una crema de café (nata, azúcar y café soluble, todo cocido hasta que reduzca y tenga textura de salsa).

¡Seguro que sorprendes!

Comment