Es impensable encontrar en publicidad una sola fotografía de comida sin textura, colores y ángulo correcto. La realidad es alterada hasta que cada mordisco parece tan apetecible como necesario. ¿Siempre? No. KFC está tan orgulloso de su producto que ha demostrado que la calidad no necesita ningún tipo de filtros. La cadena de restaurantes de Kentucky han querido rendir un homenaje a su #PolloPollo a través de una acción que muestra la calidad desde el interior.

dommo y KFC han radiografiado su producto para manifestar que su transparencia es tan indiscutible como su calidad. Una serie de fotografías que revelan que el rebozado es igual de auténtico que su interior y que el compromiso de la empresa de Kentucky con la naturalidad y la autenticidad es tan real que no hay nada –absolutamente nada- que ocultar. Sin filtros, ni trampas, ni cartón. Una acción que reivindica la auténtica receta secreta del Coronel Sanders a base de 11 hierbas, especias y obsesión por la frescura del producto.

Esta original campaña se lanzó en Madrid con motivo el Día Internacional del Pollo Frito, celebrado el 6 de julio, para apropiarse de una fiesta que le representa –y le pertenece- por su apuesta por el sabor sublime, una jugosidad inconfundible y un crujiente inimitable. Olvídate de retoques: si algo es bueno, se radiografía y punto.

Comment