A medida que la reputación online gana adeptos y las inversiones online siguen creciendo en detrimento de los medios convencionales, la tecnología vuelve a tener la llave. ¿Por qué? simplemente porque no hay manera de monitorizar lo que se dice de una marca de forma manual cuando hablamos de mercados globales en varios idiomas, diferentes comunidades y herramientas, foros, etc; los Google, Technorati, Compete o Alexa pueden funcionar cuando los requisitos de seguimiento son bajos y muy localizados (amén de que normalmente no tienen capacidad de rastreo en foros, redes multimedia, etc) pero... ¿qué hacemos si queremos monitorizar el lanzamiento de un nuevo producto a nivel global?. La tecnología de monitorización mejora día a día y también la valoración de la información que de ella podemos extraer. Al fin y al cabo, la información no vale para nada si no podemos convertirla en acciones de negocio (Peter Drucker dixit). En el terreno de proveedores de plataformas, son muy reducidas las iniciativas españolas, si bien algunas hay que son reconocidas internacionalmente. Las estrategias varían entre puros proveedores tecnológicos cuya estrategia es ocupar el mayor número de idiomas rastreados y los que prefieren concentrarse en aquellos con mayor penetración de banda ancha (comunidades y redes sociales, usuarios, etc) y proporcionar servicios  cualitativos a la información que registran. Por lo pronto, el combinado de oferta de las más importantes plataformas a nivel mundial se dirime con un 70%-75% de monitorización automática y un 20%-25% de servicios de cualificación y análisis. El modelo contiene de forma inherente un ROI alto; la inversión inicial es reducida, la monitorización se encuentra automatizada con un coste periódico bajo y los resultados pueden “objetivarse” en mejoras de un amplio espectro: atención al cliente, canal de distribución, información nuevos lanzamientos, construcción de marca, etc. Si miramos al mercado de referencia europeo que es el británico, las agencias de comunicación online han cerrado el ejercicio 2008 con unas ventas de 60 millones de Libras Esterlinas; no está mal para empezar. Post by Germán

A medida que la reputación online gana adeptos y las inversiones online siguen creciendo en detrimento de los medios convencionales, la tecnología vuelve a tener la llave. ¿Por qué? simplemente porque no hay manera de monitorizar lo que se dice de una marca de forma manual cuando hablamos de mercados globales en varios idiomas, diferentes comunidades y herramientas, foros, etc; los Google, Technorati, Compete o Alexa pueden funcionar cuando los requisitos de seguimiento son bajos y muy localizados (amén de que normalmente no tienen capacidad de rastreo en foros, redes multimedia, etc) pero... ¿qué hacemos si queremos monitorizar el lanzamiento de un nuevo producto a nivel global?. La tecnología de monitorización mejora día a día y también la valoración de la información que de ella podemos extraer. Al fin y al cabo, la información no vale para nada si no podemos convertirla en acciones de negocio (Peter Drucker dixit). En el terreno de proveedores de plataformas, son muy reducidas las iniciativas españolas, si bien algunas hay que son reconocidas internacionalmente. Las estrategias varían entre puros proveedores tecnológicos cuya estrategia es ocupar el mayor número de idiomas rastreados y los que prefieren concentrarse en aquellos con mayor penetración de banda ancha (comunidades y redes sociales, usuarios, etc) y proporcionar servicios  cualitativos a la información que registran. Por lo pronto, el combinado de oferta de las más importantes plataformas a nivel mundial se dirime con un 70%-75% de monitorización automática y un 20%-25% de servicios de cualificación y análisis. El modelo contiene de forma inherente un ROI alto; la inversión inicial es reducida, la monitorización se encuentra automatizada con un coste periódico bajo y los resultados pueden “objetivarse” en mejoras de un amplio espectro: atención al cliente, canal de distribución, información nuevos lanzamientos, construcción de marca, etc. Si miramos al mercado de referencia europeo que es el británico, las agencias de comunicación online han cerrado el ejercicio 2008 con unas ventas de 60 millones de Libras Esterlinas; no está mal para empezar. Post by Germán

Comment